fbpx

LA PERFECTA IMPERFECCIÓN

Volver al Entradas

LA PERFECTA IMPERFECCIÓN

“Usa cualquier talento que poseas: los bosques serían muy silenciosos si no cantaran más pájaros que aquellos que cantan mejor.”

 Henry Van Dyke.

 

Quizá hubiera sido mucho más sencillo y saludable, que alguien nos hubiera enseñado, desde chicos, que ser perfecto no era el principal objetivo, sino ser felices

Añadiendo, que la perfección es un camino de sufrimiento, además de una meta inalcanzable, donde la verdadera belleza de lo que somos, radica en la perfección de la imperfección

Respetando lo positivo de la aplicación personal en mejorar en todos los aspectos, cómo autosuperación y consecución de logros, personales o del tipo que sean, cuando esa búsqueda se convierte en un obsesivo atentado contra la salud y calidad de vida, estaría bien poder parar a reflexionar y hacer un balance sensato de lo que realmente compensa, lo que está beneficiando y lo que se está perdiendo en el camino

Cuando hablamos de perfeccionismo, estamos hablando de rigidez y exceso que pueden convertir la vida en un auténtico infierno

“El perfeccionismo no es una búsqueda de lo mejor. Es perseguir lo peor de nosotros, la parte que nos dice que nada de lo que hagamos será nunca lo bastante bueno.”

 Julia Cameron.

 

Esa búsqueda constante de la perfección es fuente de frustración y angustia, que acaba por generar grandes dosis de estrés y generalmente, enfermedad, ansiedad y depresión

El perfeccionista, está envuelto en el sufrimiento que genera estar contemplando todo lo que queda por llegar a la meta, que nunca es suficiente y nunca se detiene a disfrutar de “los restos conseguidos”, siempre se puede hacer más y mejor

“Creo que el perfeccionismo está basado en la creencia obsesiva de que si corres con suficiente cuidado, pisando cada escalón perfectamente, no tendrás que morir. Lo cierto es que morirás de todos modos y que muchas personas que ni siquiera miran sus pies lo van a hacer mucho mejor que tú, y lo pasarán mucho mejor mientras lo hacen.”

Anne Lamott.

 

No es fácil despertarse un día y darse cuenta de que todo está perfecto, incluso uno mismo y creérselo

Exige una práctica consciente, donde son necesarias grandes dosis de motivación y compromiso

 

“Lo que es verdaderamente duro, y verdaderamente maravilloso, es renunciar a ser perfecto y empezar el trabajo de convertirte en ti mismo.”

 Anna Quindlen.

Hacemos un salto en usar todo el esfuerzo en intentar alcanzar “la perfección deseada”, hacia la otra orilla de aceptación de lo que uno es, canalizando toda la energía invertida en la exigencia, en capacidad de disfrutar de lo que somos y lo que tenemos en cada momento

Supone soltar los apegos, juicios y creencias, acerca de la “necesidad de ser perfectos”, para adaptarnos y adentrarnos en la comprensión de que ya lo somos, sin perder en ningún momento el rumbo, direccionando hacia un trabajo comprensivo y compasivo de ir mejorando en la justa medida, compatible con la felicidad y con la calidad de vida

“Cuando teje una manta, una mujer india deja un defecto en el tejido de la manta para que el alma pueda salir.”

Martha Graham.

 

Detente un momento, dedícate atención….así está bien…quierete en este mismo instante, porque así cómo es, así como eres, todo está bien y es perfecto

 

Compártelo

Volver al Entradas
X
X